Cómo y por qué cambiar a Café Negro

¿Bebes café negro? ¿Ha intentado cambiar a café negro pero no ha podido hacerlo? Aprender a beber café negro es algo que todo amante del café debería hacer.

El café está lleno de sabores únicos que deleitarán sus sentidos, pero la crema y el azúcar opacarán esos sabores y ni siquiera sabrá que están ahí. Es por eso que cada amante del café debería aprender a beber café negro. Eso no significa que tengas que deshacerte de la crema y el azúcar por completo, pero aprende a amar el café negro tanto como te gusta con la crema y el azúcar.

Aprende a amar el café negro

No voy a mentir, ya que para muchos beber café negro es, como dicen, un gusto adquirido. Esto es especialmente cierto para aquellos de nosotros que hemos dependido de la crema y el azúcar desde el principio. Tienes que aprender a amar el café negro.

Eso llevará tiempo. Pero sepa esto: una vez que haga el cambio, se preguntará por qué le agregó algo a su café en primer lugar. Verán, el café tiene muchos sabores diferentes que van desde el dulce y afrutado hasta el cremoso e incluso el amargo. Cuando le añades crema y azúcar, te pierdes esos exquisitos sabores.

Recuerde, el café, e incluso el café negro, sabe muy bien. Ya te encanta con crema y azúcar, pero eso no significa que lo odies cuando es negro. Tienes que darle una oportunidad.

6 consejos para tomar café negro

Si está listo para hacer el cambio al café negro, estos consejos le ayudarán a hacer la transición un poco más fácil y, con suerte, más exitosa.

Consejo 1 – Pruebe diferentes cafés

Hay tantas mezclas y asados diferentes para que los pruebes, y cada uno de ellos tiene un sabor distinto. Algunos cafés tienen un sabor cremoso y dulce, otros son afrutados, mientras que algunos son fuertes y amargos. Si quieres experimentar con cafés negros que tienen un sabor vibrante y auténtico de otras partes del mundo, entonces el café de un solo origen es un gran comienzo para el café negro.

Si te gusta el café con crema y azúcar, busca un café que tenga un sabor cremoso incluso cuando es negro. Esto le ayudará a hacer la transición al café negro.

Consejo 2 – Cambie su método de preparación

El café tendrá un sabor un poco diferente dependiendo del método de preparación que decidas usar. Si no le gusta el café de una cafetera tradicional, ¿por qué no cambia a una prensa francesa? Cada método de preparación extrae sabores que alteran el sabor de su café. La clave es encontrar el método de preparación que funcione mejor para usted.

Consejo 3 – Prueba de sabor

Antes de añadir la crema y el azúcar normales, pruebe el café. No lo bebas a sorbos, prueba un poco de verdad y mira lo que piensas. Esta es una gran manera de empezar a expandir el sabor de su café, incluso cuando depende de la crema y el azúcar.

Consejo 4 – Reduzca gradualmente su necesidad de crema y azúcar

Reduzca lentamente su dependencia de la crema y el azúcar cada día que tome una taza de café. Esto te ayudará a pasar al café negro mucho más fácilmente. Vea a continuación cómo hacerlo exactamente.

Consejo 5: Ir a la guerra.

Si poco a poco no funciona para ti, siempre puedes tratar de dejarlo de golpe. La clave aquí es la dedicación. Al principio puede que no disfrutes de tu café, pero sigue con él. Después de una semana o dos te preguntarás por qué le agregaste algo en primer lugar.

Consejo 6 – Cambie su taza

Esto puede parecer una locura, pero los estudios han demostrado que el color de tu taza puede afectar a la forma en que percibes el sabor de tu café. Por ejemplo, si usas una taza blanca puedes creer que tu café sabe más amargo en comparación con beber el mismo café en una taza clara. Intenta cambiar el color de tu taza cuando bebas café negro para ver si eso ayuda al sabor.

Cómo deshacerse de la crema y el azúcar

Los que usan crema y azúcar religiosamente a menudo tienen dificultades para convertirse en café negro. Sin embargo, si realmente te dedicas a cambiar al café negro, hay una manera.

Primero, mide exactamente cuánta crema y azúcar te gusta usar en tu café. Lo haces para establecer una línea base de lo que normalmente te gusta beber en tu café. Una vez que tengas tu línea de base, apégate a eso y mídela consistentemente cada semana para asegurarte de que no te pases. Después de la primera semana, reduzca la cantidad de crema y azúcar que usa en un cuarto.

Continúe durante una semana en ese nuevo nivel y luego reduzca otro cuarto. Cada semana reduzca la crema y el azúcar hasta que no use nada. Si, durante este proceso, llega a un nivel que no le gusta, intente mantener ese nivel durante dos semanas en lugar de sólo una. Esto le dará la oportunidad de ajustarse al nuevo sabor.

Al final, eliminará la necesidad de crema y azúcar en su café para que pueda disfrutar del café negro en toda su gloria.

Conclusión

Recuerde, no estamos llamando a la puerta como usted disfruta de su café. Si te gusta el café cargado con crema y azúcar, por supuesto, bébetelo y quiérelo. Lo que intentamos hacer es animarte a que pruebes algo nuevo. Expandir sus horizontes de café.

No garantizamos que le guste, pero ¿quién sabe? Con un poco de experimentación, puede que lleguen a amarlo. Así que, ¿por qué no probar el café negro? Creemos que si le das una oportunidad, puede que te guste tanto como tu café cargado de crema y azúcar.

Estaremos encantados de escuchar lo que piensas

Deje una respuesta